Se recomienda para:

El refuerzo de las zonas dorsales, lumbares, abdominales y pélvicas.

El refuerzo simultáneo de la cintura abdominal y la relajación de la espalda favorece la liberación de las vértebras lumbares.

El control del tono y el refuerzo de las cadenas musculares superficiales y profundas son muy importantes, incluso con pocos esfuerzos.

Los procesos propioceptivos y las percepciones kinéstésicas estimulan la coordinación motora y favorecen la toma de conciencia del propio cuerpo.

La micro movilización de la columna vertebral incrementa el drenaje de las zonas dolorosas e inflamadas.

Se refuerza la cintura pélvica.

El desbloqueo de las tensiones musculares tiende a mejorar el funcionamiento de los órganos, de las vísceras ( estreñimiento), de los esfínteres (incontinencia urinaria)  y del sistema nervioso en general.